Archivo de la categoría: Sin categoría

Junta de Gobierno y Asamblea General FERDUERO

Categoría: Sin categoría

En el día de ayer se celebró en nuestra sede una Junta de Gobierno y una Asamblea General ordinaria de FERDUERO en la que se trató los temas que aparecen en el orden del día de las convocatorias de ambas reuniones:

Convocatoria Asamblea General

Convocatoria Junta de Gobierno

Destacar que se han producido dos nuevas incorporaciones a la Asociación, la «Comunidad de Regantes Sector IV de Tierra de Campos» de Valladolid y la «Comunidad de Regantes del Canal del Campillo de Buitrago» se Soria.

 

 

 

 

 



Categoría: Sin categoría

En el día de ayer se reunieron en la sede de FERDUERO los representantes de aquellas Comunidades que están incluidas en el Grupo de Compra de Energía Conjunta en la que se informó sobre la situación actual del mercado eléctrico, de como está el mercado de compra de energía a futuro en estos momentos, de los cierres realizados y se dio el visto bueno al Pliego de Prescripciones Técnicas que ha de servir de base para el concurso de la futura contratación de energía.

 


Categoría: Sin categoría

En el día de ayer se reunió en la sede de FERDUERO un grupo de trabajo compuesto por representantes de las Comunidades asociadas y creado para estudiar el nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero. En ella se debatió el borrador de dicho Plan y se pusieron sobre la mesa las opiniones, los acuerdos y desacuerdos que las Comunidades de Regantes tienen con el mismo, con el fin de poder elaborar las alegaciones que se crean oportunas.

En términos generales, la postura de FERDUERO sigue siendo la de oponerse al borrador del Plan Hidrológico de la Parte Española de la Demarcación Hidrográfica del Duero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA


Firma convenios modernización regadío

Categoría: Sin categoría

Hoy a  las 12:30 horas se han firmado en el Ayuntamiento de Toro los convenios para la modernización de regadíos de la Comunidad de Regantes del Canal de Toro Zamora y el Canal de Villadangos  junto con el Consejero de Agricultura de la Junta de Castilla y León y con la asistencia de FERDUERO.




La insensatez de una ministra

Categoría: Sin categoría

Artículo de «Ideal.es»: Enlace al artículo


La UE apuesta por zonas rurales más fuertes, conectadas, resilientes y prósperas antes de 2040

Categoría: Sin categoría

Artículo publicado en «elEconomista.es» enlace al artículo de elEconomista.es

Cuando cuestiones como la despoblación o polémicas en torno al consumo de productos que repercuten en la actividad agropecuaria están de plena actualidad, la Comisión Europea ha publicado su visión sobre las zonas rurales de aquí a 2040 en la que se plantean los retos y problemas que han de afrontarse para lograr que la UE rural salga adelante y tenga un futuro alentador.

Como decía la presidenta Von der Leyen en 2019: “Nuestras zonas rurales son el tejido de nuestra sociedad y el latido de nuestra economía. La diversidad del paisaje, la cultura y el patrimonio son una de las características más importantes de Europa. Son una parte esencial de nuestra identidad y de nuestro potencial económico. Valoraremos y preservaremos nuestras zonas rurales e invertiremos en su futuro”.

Las distintas iniciativas que quiere desarrollar la UE podemos verlas reflejadas en el documento de la Comisión Europea Una Visión a largo plazo para las zonas rurales de la UE: hacia unas zonas rurales más fuertes, conectadas, resilientes y prósperas antes de 2040. Se ha realizado un análisis integral sobre la situación de las zonas rurales de la UE para proponer acciones en diferentes líneas con el objetivo de mejorar sensiblemente la situación de estas zonas del territorio comunitario, hay que recordar que estas zonas representan casi un 30% de la población (137 millones de habitantes) y más del 80% del territorio de la Unión.

La UE quiere lograr en los próximos 20 años que las zonas rurales alcancen estos objetivos: Por un lado, convertirse en espacios atractivos con un desarrollo territorial armonioso, liberando su potencial específico, convirtiéndolos en lugares que ofrecen oportunidades y ofreciendo soluciones locales para ayudar a abordar los efectos locales de los retos globales.

Por otro, participar en la gobernanza multinivel y local, desarrollando estrategias integradas que empleen enfoques colaborativos y participativos, beneficiándose de combinaciones de políticas diseñadas a medida e interdependencias entre las zonas urbanas y rurales. Las zonas rurales serán proveedores de seguridad alimentaria, oportunidades económicas, bienes y servicios para la sociedad en general, como materiales y energía de origen biológico, pero también productos locales, comunitarios y de alta calidad y energías renovables, conservando un porcentaje justo del valor generado.

Se convertirán en comunidades dinámicas centradas en el bienestar, incluidos los medios de subsistencia, la equidad, la prosperidad y la calidad de vida, en las que las personas vivan y trabajen bien juntas, con una adecuada capacidad de apoyo mutuo. Por tanto, en comunidades inclusivas de solidaridad, equidad y renovación intergeneracional, abiertas a los recién llegados y que fomenten la igualdad de oportunidades para todos. Fuentes de naturaleza, mejoradas por los objetivos del Pacto Verde y que contribuyan a este, como es la neutralidad climática, así como la gestión sostenible de los recursos naturales. Se beneficien plenamente de la innovación digital con el mismo acceso a las tecnologías emergentes, la alfabetización digital generalizada y las oportunidades para adquirir capacidades más avanzadas.

Todos estos objetivos podrán lograrse mediante el desarrollo e implementación de las políticas adecuadas que se plasmarán en el Pacto Rural y el Plan de Acción Rural de la UE. El Pacto será la herramienta fundamental para asegurar la participación y cooperación de todos los agentes, en todos los ámbitos: comunitario, nacional, regional y local.

El éxito del Plan de Acción Rural de la UE pasa por la interacción, no sólo de todos los niveles de gobernanza, sino también de las distintas estrategias y políticas que la UE está desarrollando y tienen una implicación directa e indirecta en el ámbito rural. No debemos olvidar el Pacto Verde y la Estrategia de la Granja a la Mesa, son dos actuaciones fundamentales para llevar a buen puerto estas iniciativas.

En el caso del Pacto Verde, las zonas rurales tendrán un papel muy relevante para lograr que la UE sea el primer continente climáticamente neutro antes de 2050. La transición verde exigirá el desarrollo de asociaciones en todas las actividades económicas de las zonas rurales, entre empresas de todos los sectores, autoridades locales, investigadores y servicios basados en la innovación, el intercambio de conocimientos y la cooperación, incluidos los procesos de especialización inteligentes.

Otra política fundamental para el relanzamiento del mundo rural es la de la Estrategia De la Granja a la Mesa que, como consecuencia de la evolución de la demanda por parte de los consumidores de alimentos de mayor calidad, más sostenibles y saludables, incluidos los productos ecológicos, puede generar nuevas oportunidades para los agricultores y la economía rural.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que únicamente con Políticas y Estrategias no se podrán alcanzar los objetivos propuestos, para asegurar que se consigue lo que la UE pretende es necesario que la legislación también esté alineada con estos planteamientos. Ante esta situación se aplicará un mecanismo de verificación rural, especialmente para evaluar de forma anticipada la repercusión de las principales iniciativas legislativas de la UE en las zonas rurales. Su finalidad será garantizar la coherencia, consistencia y complementariedad entre políticas para el beneficio de las zonas y comunidades rurales.

En consecuencia, estamos ante un planteamiento por parte de la UE que ha de cambiar sensiblemente la situación del mundo rural en las próximas décadas. Es fundamental que las ideas que ahora ha puesto de manifiesto la Comisión Europea se vean acompañadas de hechos concretos y medidas que nos permitan avanzar.


La agricultura, el eslabón “más fuerte” durante la pandemia

Categoría: Sin categoría

Artículo publicado en «elEconomista.es»: enlace al artículo de elEconomista.es

El valor añadido del sector primario avanzó un 5,3% el pasado año lo que limitó la caída del sector agroalimentario al 2,5% provocados por la industria y la distribución

El sector productor, tradicionalmente el eslabón más débil en las relaciones comerciales de la cadena agroalimentaria, fue el pasado año el más fuerte en cuanto a comportamiento económico. El Observatorio de Cajamar sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo constata en su informe de 2020 un crecimiento del 5,3% en el valor añadido del sector primario -agricultura, ganadería y pesca-, un dato positivo que, aunque no permitió compensar el retroceso de la industria y la distribución sí limitó la contracción del sector en su conjunto al -2,5%.

España fue uno de los países más afectados por la crisis del Covid-19, con una caída del PIB y el empleo del -10,8% y el -5,2%, respectivamente. Aunque el sector agroalimentario -incluida la distribución- también sufrió el pasado año las consecuencias de la crisis, el descenso registrado en valor añadido y empleo -estimado en el -2,5% y -4,6%, respectivamente- reflejan un mejor comportamiento que la economía en su conjunto. Especialmente destacable fue la evolución de la actividad primaria -agricultura, pesca y ganadería-, que demostró su carácter estratégico con un crecimiento de su valor añadido del 5,3%. Sin embargo, los buenos resultados del sector primario no fueron suficientes para compensar los efectos de la pandemia en la industria agroalimentaria y la distribución. Esta última vio especialmente perjudicada por las restricciones al canal Horeca -hoteles, restaurantes y cafeterías-, amortiguadas, por el aumento del consumo de alimentos en los hogares.

Pese al descenso del -2,5% registrado en el valor añadido, el sector agroalimentario -sector primario, industria y también distribución- aumentó ligeramente su peso en el PIB nacional hasta suponer el 9,7% del total, 0,8 puntos más que en 2019 y 3,2 puntos por encima de la media europea (6,5%), lo que muestra la mayor especialización de la economía española en este sector.

En total, el valor añadido del agroalimentario en España ascendió a 99.355 millones de euros. Con estas cifras, nuestro país se situó como la cuarta economía del sector agroalimentario de la UE, ya que aportó el 12,7% del VAB comunitario del sector. España es el principal productor de ganado porcino, aceite de oliva y cítricos de la UE-27, con una cuota de mercado del 21,7%, 40,5% y 61,1%, respectivamente.

La crisis causada por la pandemia también tuvo consecuencias negativas sobre el empleo, según revela el Observatorio de Cajamar sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo, elaborado en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). La mayor caída de empleo se dio en el sector primario (-7,7%), seguido de la industria de la transformación (-6,2%) y el comercio (-2,1%). En total, el sector agroalimentario sufrió un descenso del número de ocupados del -4,6%. Aun así, el empleo del sector representa el 11,7% del total de ocupados en España, con 2,27 millones de trabajadores y trabajadoras.

Más competitivos que la UE

Joaquín Maudos, director adjunto del Ivie y coautor del informe junto a la economista Jimena Salamanca, destacó durante su presentación, que la productividad del sector agroalimentario -valor añadido por ocupado- se sitúa un 38% por encima de la de la UE-27, y que es mucho más competitivo que el europeo porque sus costes laborales por unidad de producto (CLU) son un 32% más reducidos. En comparación con la media de Europa, destaca sobre todo la elevada competitividad del sector primario -sus CLU son un 71% más reducidos-, siendo también más competitiva la industria de la transformación (con un CLU un 18% inferior a la UE-27). En cambio, el sector de la distribución de alimentos y bebidas en España es un 5% menos competitivo que la media europea.

En cuanto a las exportaciones, durante 2020 y a pesar de la pandemia, volvieron a registrar un máximo histórico al alcanzar los 54.840 millones de euros, tras crecer un 2,3%, casi cuatro veces más que la media europea. Por productos, destaca el aumento del 23,5% de las ventas al exterior del sector porcino, gracias a la mayor demanda de China, que vio mermada la producción interna a causa de la peste porcina africana. El sector agroalimentario aporta el 20,4% del total de las exportaciones de bienes de España y es la cuarta economía exportadora de la UE-27 con el 10,3% de las exportaciones agroalimentarias comunitarias.

España encadena dos décadas ininterrumpidas de superávit comercial del sector agroalimentario, pero el crecimiento registrado en 2020 fue muy importante, ya que se elevó un 25,4% hasta situarse en un máximo histórico de 18.429 millones de euros, el segundo superávit más alto de la UE-27 por detrás solo de Países Bajos.

El informe destaca el crecimiento del 1,1% en el número de empresas exportadoras del sector, que alcanza las 18.077 compañías, lo que es un rasgo a remarcar en el contexto de la crisis del Covid-19. También en este aspecto, la resiliencia del sector agroalimentario ha contrastado con la destrucción del tejido productivo exportador en el país durante 2020, con la desaparición del 6,3% de compañías exportadoras en el conjunto de sectores productivos.

Sobre este tema, Roberto García, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, destaca la progresiva diversificación del destino de nuestras exportaciones. “Si en el año 2008 los 27 países que conforman la actual Unión Europea representaban el 72,6% de nuestras ventas al exterior, actualmente suponen el 62,8%”.

Por lo que respecta a la inversión empresarial en I+D, alcanzó los 354 millones de euros en 2018 -último dato disponible-, lo que representa un crecimiento del 11,7%, que casi duplica al registrado por el sector en la UE-27 (6,5%) y ayuda a disminuir la brecha que todavía existe con Europa, ya que el esfuerzo inversor del sector agroalimentario está por debajo del europeo desde hace más de diez años.

Next Generation

Para el presidente de Cajamar Eduardo Baamonde, los datos de este informe “aportan una información clave para conocer la evolución del sector y especialmente este año para adoptar decisiones sobre inversiones futuras a realizar con los fondos comunitarios y en concreto con los fondos Next Generation”.